Fuera de sí.

Desplazarse.

En la danza el espíritu se libera de su cuerpo. En éxtasis, el espíritu se desplaza hacia la (in)conciencia- estar en sí mientras que se está fuera de sí. Para algunos autores, estas experiencias quedan limitadas al campo ritualístico o a lo meramente recreativo con drogas psicotrópicas. Sin embargo, entrar, tornar, retornar en (éx)tasis desborda y libera a la danza de estar puesta en escena-puesta para-frente a. 

La danza, como movimiento para entrar “en”, es el umbral que conlleva a su danzante a traspasarse en todos los sentidos y en todas las materialidades. Después de un poco más de un año de confinamientos, restricciones, ofuscamientos, delimitaciones, reducciones y aprendizajes, salirnos de sí en danza, nos convoca a celebrar la danza en: el goce del movimiento, la liberación del cuerpo, la ritualización de la cotidianidad.

(en)contraste para dejarse llevar:

Les maîtres fous – 1954

Jean Rouch (Francia, 1931 – Nigeria, 2004) un etnógrafo y cineasta. La mirada poseída de la cámara de Rouch y a la vez su crítica decolonial; se posan sobre las posesiones del rito urbano hauka, un movimiento religioso que existió en las colonias francesas en África, y que migrantes nigerianos crearon para asimilar el choque cultural y espiritual que la civilización de occidente causó en ellos. 

Rize – 2005

David Lachapelle – fotógrafo de moda. En contraste, Rize, expone el frenesí y enérgico movimiento expresivo de dos subculturas en Los Ángeles: el clowing y el krumping. Puntos de fuga para los jóvenes como grietas para liberar sus angustias, iras y desconsuelos de la sociedad urbana capitalista. Los guiños en el movimientos con las danzas ancestrales africanas, alegran el espíritu en su éxtasis.

Fuera de sí.

Desplazarse.

En la danza el espíritu se libera de su cuerpo. En éxtasis, el espíritu se desplaza hacia la (in)conciencia- estar en sí mientras que se está fuera de sí. Para algunos autores, estas experiencias quedan limitadas al campo ritualístico o a lo meramente recreativo con drogas psicotrópicas. Sin embargo, entrar, tornar, retornar en (éx)tasis desborda y libera a la danza de estar puesta en escena-puesta para-frente a. 

La danza, como movimiento para entrar “en”, es el umbral que conlleva a su danzante a traspasarse en todos los sentidos y en todas las materialidades. Después de un poco más de un año de confinamientos, restricciones, ofuscamientos, delimitaciones, reducciones y aprendizajes, salirnos de sí en danza, nos convoca a celebrar la danza en: el goce del movimiento, la liberación del cuerpo, la ritualización de la cotidianidad.

(en)contraste para dejarse llevar:

Les maîtres fous – 1954

Jean Rouch (Francia, 1931 – Nigeria, 2004) un etnógrafo y cineasta. La mirada poseída de la cámara de Rouch y a la vez su crítica decolonial; se posan sobre las posesiones del rito urbano hauka, un movimiento religioso que existió en las colonias francesas en África, y que migrantes nigerianos crearon para asimilar el choque cultural y espiritual que la civilización de occidente causó en ellos. 

Rize – 2005

David Lachapelle – fotógrafo de moda. En contraste, Rize, expone el frenesí y enérgico movimiento expresivo de dos subculturas en Los Ángeles: el clowing y el krumping. Puntos de fuga para los jóvenes como grietas para liberar sus angustias, iras y desconsuelos de la sociedad urbana capitalista. Los guiños en el movimientos con las danzas ancestrales africanas, alegran el espíritu en su éxtasis.

¿Usted qué opina?

Revista Paso al Paso, 2021. ISSN: 2711-4783 (En línea)

Todos los contenidos de la Revista Paso al Paso circulan bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 2.5 Colombia.