Reflexiones en torno al concepto «expandido»

Expandir: estirar hacia afuera, desplegar...

(Ex): por fuera, más allá de, lo que fue y ya no lo es...

Avanzando en su revisión, cada vez se expande más su significado, se transforma y desplaza en el tiempo conforme a su contexto. Desde la estética se puede exponer como lo fuera de un límite o el cruzamientos de lenguajes, con absoluta libertad creativa y la búsqueda constante de todo tipo de medio expresivo para llevarla a cabo; por ello el concepto en sí mismo es expandido, compone un tropos semántico el cual van apropiando cada una de las artes. 

Indagando por la ‘genealogía’ del término, Marshall Mc Lujan filósofo y teórico en medios y exponente de la propuesta de aldea global, expone los términos como Extended mind, y expanded networks, para referirse a los medios (especialmente televisión) como una extensión del hombre.

En 1970 Rene Youngblood periodista y crítico de cine, publica su libro Expanded cinema (cine expandido) término que Youngblood explica que fue acuñado en 1966 por el cineasta experimental y artista norteamericano pionero de multimedios Stan Van- DerBeek. En su libro propone puentes teóricos como lo explica: “Cine expandido fue influyente a la hora de establecer el arte mediático como una reconocida disciplina artística y académica, y la frase "cine expandido" es hoy en día genérica para las heterotopías desconocidas en que presumimos se está transformando el cine. A pesar de esto, el libro nunca fue traducido, y se agotó a fines de 1977. El surgimiento en las últimas décadas del "cine expandido" como una práctica artística en evolución inspiradora”. Por su parte, define que “cine expandido no es una película en absoluto: tal como la vida, es un proceso de transformación, el viaje histórico en curso del hombre para manifestar su conciencia fuera de su mente, frente a sus ojos”.

Más tarde, el concepto de “campo expandido” fue utilizado en 1978 por Rosalind Krauss para la apreciación de las obras plásticas minimalistas de los años 60, así como de las creaciones de artistas como Robert Smithson, Richard Serra o Bruce Nauman, cuyas obras transgredían el género escultórico hacia lo que posteriormente recibiría la calificación de Land Art o instalaciones artísticas. Krauss sustituyó el concepto de ‘medio’ por el de “campo expandido” negando así la teoría formalista popularizada por el crítico Clement Greenberg.

Sin embargo el contexto modifica el concepto de expandido en cada época y ocurre lo mismo geográficamente, pues es imposible e inadecuado universalizar el término, que no será lo mismo en Latinoamérica como en Oriente o Estados Unidos y Europa.

Pensar en lo expandido, lleva necesariamente a las vanguardias pero sobre todo a Duchamp y el dadaísmo, anteriores al momento en que se acuña el término expandido. El grupo Fluxus también manifiesta el concepto, sin que necesariamente se tilden de arte expandido, sino como una manera de vivir artísticamente.

Lo expandido no tiene espacio ni tiempo, no se sitúa en una época, está en permanente resemantización y continúa derivas. Lo expandido implica experimentación, cuestionar, trazar puentes, unir, deconstruir, desestabilizar cánones,  o como Youngblood lo define, una revolución radical que no es estática.

No solo se trasgreden los límites del arte sino también los límites del cuerpo. Ex...por fuera de sí mismo...entre los EX, experimental engloba de mejor manera la eclosión de la danza durante el siglo XX. Experimental que como lo define Jhon Cage, es desde lo Indeterminado-sin objetivo, en el cual el proceso es más importante que el resultado final, con un aspecto de novedad en su forma y en su manera de creación. Innovación como resultado de algo nuevo frente a un problema anterior.

Sin embargo, vale la llamada de atención de Mario Perniola en su texto El arte expandido: “El pop art planteó que todos o mejor, cualquiera puede hacer arte. Se despoja de su áurea, se espectaculariza, se vende en línea. Cualquiera que se diga outsider, es artista.  Las fronteras del arte se han expandido hasta el punto de poder incluir casi cualquier cosa, lo que es lo mismo que ninguna”.

Danza expandida - trayectorias

Retomando a Krauss, cuando la obra se puede apreciar desde orillas diferentes a su materialidad, allí acontece lo expandido, como en el caso de la videodanza género que ampliamente utiliza el concepto para explicar el espacio-tiempo, intermedio, de su materialidad entre la danza, el video, la narrativa, etc. y que permite precisamente eso mismo, analizarse desde la composición y desde la apreciación plástica audiovisual, e incluso también a nivel dramatúrgico o literario según cada obra.

Sin embargo, esta definición ‘actual’, en el campo de la historia de la danza, fue acuñado hace casi un siglo por Curt Sachs, en su libro World history of the dance (1937, traducido al español como La historia universal de la danza); texto de paso obligatorio para historiadores, y caído al olvido por su enfoque eurocentrista. Pero en esta labor de ‘volver a traer a la luz’ rescato este libro por sus conceptos, análisis, categorías y metodologías especialmente expuestas en su primera parte. Vale la pena detenernos un poco allí pues fue Sachs quien catalogó ciertas danzas como “expandidas”, una subcategoría de las danzas en armonía con el cuerpo. Antecediéndose a los coreógrafos de la posmodern dance propone que todo movimiento cotidiano como un trabajo manual rítmico, o caminar y marchar, es una danza expandida. Pero critica que cuando estos movimientos se convierten en un espectáculo, cuando buscan influir en los hombres en lugar de los espíritus, entonces su poder universal se rompe. Se desintegra. Las danzas expandidas para él, eran además un camino al éxtasis, una manera de rebelión, liberación del yo y sobre todo de la gravedad, canales comunicantes que acontecían con o sin espectadores. En este sentido, dichas características se anticiparon a las ‘rupturas’ de la danza moderna y a las acontecidas después de la segunda mitad del siglo XX.

Por diversas razones, este libro quedó en silencio con sus avanzadas categorías. Las preguntas por una danza expandida que aún nos hacemos, y fueron los detonantes durante todo el siglo XX, estaban de alguna manera allí enunciadas. Y mientras tanto, mientras buscábamos las respuestas, como lo dijo Sachs y casi que como predicción de lo que vendría, la danza se convirtió en espectáculo, perdió su poder universal (en sentido cosmogónico metafísico) y se desintegró en géneros, subgéneros, subcategorías, subdefiniciones e hiperteorizaciones. 

Aún así acontece lo expandido

Si solo entendemos lo expandido como un sentido innovador que permitió a la danza (es necesario delimitar que es escénica, pues en el ritual, la danza transciende hasta el propio cuerpo) entroncarse con otras artes, y ampliar su vocabulario, cada época aportó nuevos elementos desde el movimiento hasta dispositivos escénicos o de vestuario como las zapatillas que modificaron la danza. Sin embargo, fue en el siglo XX cuando la danza confronta su lugar en la escena y busca desligarse del arropamiento clásico (que implica una entrega a la dramaturgia y la música) y explora un distanciamiento con la tradición (como veremos más adelante en el caso colombiano) 

Con la modernidad la danza escénica salió de la caja negra, y empezó a incorporar otros elementos, y obras insignias tanto de los Ballets rusos como de los Ballets suecos convocaron artistas de diferentes lenguajes, exploraron la expansión de la danza a través de la música, la literatura, la plástica y el cine; fracturaron la estructura aristotélica dramática e incluyeron elementos de lo cotidiano y lo popular en sus creaciones. Tiempo, espacio, ritmo, cuerpo, movimiento e incluso impulso, encontraron nuevas maneras de hacer ‘presencia’. 

La expresión de la danza se hizo presente en las vanguardias como el dadaísmo, futurismo, surrealismo, expresionismo, se llevó a los extralímites de expresión con la danza alemana como Mary Wigman, y se metamorfoseó el cuerpo en la Bauhaus con Óskar Schlemer y su ballet tríadico. Paralelamente, a comienzo del siglo XX, la precursora del cine experimental, poeta, antropóloga y alumna de Katherine Dunham; Maya Deren, presenta el término choreocinema, para sus obras intermediales entre el cine y la danza. Es el inicio de lo que hoy conocemos como cinedanza. El movimiento danzado acontecía para la cámara y el sentido rítmico de Deren lo traducía en el montaje creando así su choreo-cinemática.

Durante la danza moderna, la emoción impulsó el movimiento y nuevas técnicas surgieron como un vocabulario de formas. Además, las colaboraciones artísticas en la puesta en escena y vestuario de Martha Graham también indagaron por una imagen plástica de la danza. Punto que llevó mucho más lejos, Alwin Nikolais, coreógrafo polifacético e hipermedial, cuyas obras cuestionaban la escena, la música, el cuerpo y el movimiento; en universos sobrehumanos que establecieron un descentramiento del cuerpo.

La danza contemporánea Norteamericana, con el manifiesto del No de Ivonne Rainer, prescinde de la espectacularización e incorpora en su lenguaje los movimientos cotidianos, explora diferentes tipos de superficies, rompe las cuatro paredes, asumen espacios no convencionales, con discursos políticos, ritualísticos, ancestrales, de géneros, etc.; y se transforma con su paso por la improvisación (acción de experimentación del movimiento, la cual es muy utilizada en los procesos creativos). El surgimiento de la no danza o la nueva danza, a partir de los años ochentas, especialmente en Francia y España, provoca reflexiones sobre los desbordamientos de la danza con la pregunta ¿Qué es danza?. Lo explica Susana Tambutti (Itinerarios teóricos de la danza): “Esta pregunta estaba motivada por la aparición de un pluralismo radical que no permitía la existencia de una forma única de producción y recepción, había que repensar cuáles eran los nuevos alcances del término y aceptar la necesidad de apertura en múltiples direcciones. La des-definición del concepto «danza» y la transformación de esta disciplina en una actividad reflexiva que cuestionaba el estatuto existencial de la obra coreográfica como objeto cerrado en sí mismo derivó en la disolución de la ontología de la danza, tal como hasta este momento había sido concebida”.

En esta polisemia que conforma el concepto, lo expandido no solo se da en la forma, en la técnica, en la intencionalidad, en la relación con el público o en lo kinestésico... lo expandido desborda no solo a la danza, sino también al cuerpo, a su imagen, a su narrativa, a su comunicación, por la hibridación con otras artes, o la copresencia (Cunningham) con otras artes. No implica solo el uso de tecnología (correspondiente a la época) sino a la hibridación-imbricación de lenguajes. Por ejemplo, en el uso de la improvisación, o la repetición o de formas para desestructurar la secuencia...el movimiento como presentación de una acción que deriva en las performancias o los happenings. Cambian los espacios expositivos y llevan las acciones artísticas fuera de los escenarios tradicionales que determinan la forma y pretenden una mayor socialización del arte. Artista y obra con frecuencia se confunden y el artista aparece como la materia prima de su obra.

Podemos encontrar lo expandido también en las metodologías de creación (Como ejemplo el uso del azar - lo indeterminado en Cunningham), a propósito de las técnicas aleatorias utilizadas por Cunningham, Remy Charlip escribe: “No solo liberan al coreógrafo de sus hábitos y de la presión de sus preferencias o rechazos personales, sino que ofrecen posibilidades infinitas de movimiento en el espacio-tiempo que conduce, tanto en el escenario como en el público, a un mundo más allá de la imaginación”. Laurence Louppe (La composición) 

Otras maneras creativas en cambio, se preguntan por mi cuerpo, un cuerpo que pertenece y a la vez no, como lo enuncia José A. Sánchez (Teatro expandido): “La danza posmoderna superpuso en su investigación el primer y segundo cuerpo. Y el arte corporal exploró el tercer cuerpo en relación con el primero y con el segundo. ¿Dónde se sitúa la búsqueda de los creadores contemporáneos? ¿Podemos pensar que tienden utópicamente a la exploración del cuarto cuerpo, del cuerpo real, imaginado por Valèry?” 

En el proceso de investigación-creación también aparece lo expandido en cuanto a las indagaciones, elecciones, descartes, conexiones o deconstrucciones en el movimiento. André Lepecki (Agotar la danza) lo explica: “El proyecto del modernismo fue lo cinético. El movimiento como sinónimo de avance, desarrollo y en la danza se da con la espectacularización del movimiento... El autor indaga por una ontología “abierta” de la danza, con sus implicaciones estéticas, políticas, teóricas, performáticas, cinéticas. Obras que por su “presencia” (en el sentido de Nietzsche y de Derrida de deconstrucción) no van en un flujo del desarrollo sino que preguntan a la danza misma”. 

Rizomas del concepto

Heterogeneidad, hibridación, intermedia, interdisciplinar, multidisciplinar, transdisciplinar, mix media... Se le llamó experimentación, innovación, liberación, autonomía (Sánchez), danza en su estado puro, la danza por la danza, danza conceptualista; no referencial, experimental (John Percival, Experimental dances) o incluso iconoclasta (John Percival mencionando la autonomía de la danza con la literatura y la música) y hasta danza conceptual.

Emprende desde lo indeterminado, desplazamiento, deconstrucción, técnica mixta, conexiones, multimedialidad, puentes entre artes, sincronicidad de tiempo, ubicuidad de espacio, experimental, expansión de la conciencia.

Obra de arte total en el sentido romántico, obra sinestésica en el sentido de las vanguardias.

Umberto Eco nos ilumina en la definición de experimental en su libro Definición del arte: “El artista contemporáneo, en el momento en que empieza una obra, pone en duda todas las nociones recibidas acerca del modo de hacer arte, y determina de qué forma ha de actuar como si el mundo empezase con él o, al menos, como si todos los que le han precedido fueran mixtificadores que es necesario denunciar y poner en tela de juicio. En este sentido el término de «experimental» —utilizado en un sentido analógico— nos permite diferenciar al artista contemporáneo del de otras épocas, y precisamente en música podemos hallar ejemplos verdaderamente significativos”. 

Palabras comunes para denominar ese acontecimiento en la escena colombiana

Juego   Laboratorio   Experimentar   Exploración    Diálogo   Búsqueda   Multimedia 

Investigación realizada con el apoyo del Programa Nacional de Concertación cultural.

Revista Paso al Paso, 2020. ISSN: 2711-4783 (En línea).

Todos los contenidos de la Revista Paso al Paso circulan bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 2.5 Colombia.