Por: Álvaro Zapata.

El ser humano, en los últimos años, ha venido viviendo una vida de afanes y estrés, que lo han llevado a olvidarse de sí mismo, de quien es y quienes están a su alrededor. Ha sido tanto su deseo por producir dinero y bines materiales, que ha dejado a un lado su propia felicidad y la posibilidad de compartir en familia y con amigos; ha olvidado vivir su presente y como consecuencia, se encuentra perdido en su forma de ser, de vivir y existir.

Sólo una causa logró detenerlo y fue la amenaza por la pandemia mundial del COVID19, que sorprendentemente, paralizó al mundo y a cada uno de sus habitantes en cuestión de días y semanas. Los gobiernos cerraron todo tipo de fronteras de ingreso y salida de los países; las empresas pararon sus cadenas de producción y enviaron a todos sus empleados a casa; se nos obligó a estar en ellas y no salir a menos que fuera estrictamente necesario. Desde el siglo pasado, la humanidad no se había enfrentado a tal situación cómo la que estamos viviendo; el mundo entero no se imaginó la magnitud de esta situación que ha dejado a miles de muertos en los cinco continentes del globo terráqueo.

Nuestras rutinas cambiaron de un día para otro, la tensión en el ambiente creció, el estrés, que en un principio era por el afán, ahora se remplazaba por el de la situación. Quedarnos en casa, se convirtió en una tortura, porque empezamos a extrañar nuestras carreras diarias e ir de un lado para el otro, subir, bajar y correr. El detenernos era algo que no nos permitíamos y al hacerlo, nos hemos encontrado con nosotros mismos, con nuestras familias y amigos. He llegado a la conclusión de que nos estamos deteniendo del afán y las carreras del mundo, pero para observarnos y entendernos; saber que hemos hecho con nuestra vida, con nuestro entorno y la misma naturaleza. Hay muchas personas que no lo ven así, y son posiblemente, seres carentes de algo, con necesidad de ser escuchados o de entender de otro modo lo que sucede; es entonces así, con esta propuesta, que se pretende hacer más conscientes a las personas sobre esa pausa que estamos haciendo, que nos permite ubicarnos, reflexionar y reconstruirnos, no solo como personas, sino como sociedad que debe hacerse más humana y sensible.

Propuesta presentada a la Convocatoria Especial de Estímulos “Unidos por la Vida” 2020 del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia en modalidad de creación de videodanza en cualquier género.
Nombre de la Propuesta: DETENERSE
Dirección General: Álvaro Zapata (@azpatica)
Cámara y Edición: Gabriel Grisales

Por: Álvaro Zapata.

El ser humano, en los últimos años, ha venido viviendo una vida de afanes y estrés, que lo han llevado a olvidarse de sí mismo, de quien es y quienes están a su alrededor. Ha sido tanto su deseo por producir dinero y bines materiales, que ha dejado a un lado su propia felicidad y la posibilidad de compartir en familia y con amigos; ha olvidado vivir su presente y como consecuencia, se encuentra perdido en su forma de ser, de vivir y existir.

Sólo una causa logró detenerlo y fue la amenaza por la pandemia mundial del COVID19, que sorprendentemente, paralizó al mundo y a cada uno de sus habitantes en cuestión de días y semanas. Los gobiernos cerraron todo tipo de fronteras de ingreso y salida de los países; las empresas pararon sus cadenas de producción y enviaron a todos sus empleados a casa; se nos obligó a estar en ellas y no salir a menos que fuera estrictamente necesario. Desde el siglo pasado, la humanidad no se había enfrentado a tal situación cómo la que estamos viviendo; el mundo entero no se imaginó la magnitud de esta situación que ha dejado a miles de muertos en los cinco continentes del globo terráqueo.

Nuestras rutinas cambiaron de un día para otro, la tensión en el ambiente creció, el estrés, que en un principio era por el afán, ahora se remplazaba por el de la situación. Quedarnos en casa, se convirtió en una tortura, porque empezamos a extrañar nuestras carreras diarias e ir de un lado para el otro, subir, bajar y correr. El detenernos era algo que no nos permitíamos y al hacerlo, nos hemos encontrado con nosotros mismos, con nuestras familias y amigos. He llegado a la conclusión de que nos estamos deteniendo del afán y las carreras del mundo, pero para observarnos y entendernos; saber que hemos hecho con nuestra vida, con nuestro entorno y la misma naturaleza. Hay muchas personas que no lo ven así, y son posiblemente, seres carentes de algo, con necesidad de ser escuchados o de entender de otro modo lo que sucede; es entonces así, con esta propuesta, que se pretende hacer más conscientes a las personas sobre esa pausa que estamos haciendo, que nos permite ubicarnos, reflexionar y reconstruirnos, no solo como personas, sino como sociedad que debe hacerse más humana y sensible.

Propuesta presentada a la Convocatoria Especial de Estímulos “Unidos por la Vida” 2020 del Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia en modalidad de creación de videodanza en cualquier género.
Nombre de la Propuesta: DETENERSE
Dirección General: Álvaro Zapata (@azpatica)
Cámara y Edición: Gabriel Grisales

¿Usted qué opina?

  1. Responder

    Muchas gracias a la Revista PASO AL PASO, y a ANDRÉS ECHEVERRI por la oportunidad de compartir este trabajo con los lectores de la revista.
    «Nos estamos deteniendo del afán y las carreras del mundo, pero para observarnos, sentirnos y entendernos; saber que hemos hecho con  nuestra vida, con nuestro entorno y la misma naturaleza»

Revista Paso al Paso, 2019.

Todos los contenidos de la Revista Paso al Paso circulan bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 2.5 Colombia.